¡Patria Excelsa!

En estos días en los que la tradición nos invita a recordar a nuestros seres queridos que han muerto, y a reflexionar en la trascendencia que el hecho de la muerte puede implicar, yo quiero compartir un hermoso poema que data del año de 1973 según el papel en el que lo encontré escrito a tipograrfía de máquina de escribir, que era lo común en aquellos años.

En este poema, el autor, A. E. G. -a quien extiendo mi reconocimiento- según dice el nada reciente documento mencionado que encontré al revisar una caja que como resulta lógico adivinar, hace mucho, mucho tiempo que no había yo depurado, hace una inspirada descripción y atinada comparación entre los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl, -tan conocidos por todo mexicano-, y nuestra misma Nación, hablando del primero como si de nuestra Patria se tratara, en una situación de postración y desengaño con una buena parte de su pasado ya como Nación independiente, mientras que en voz y actitud, al Popocatépetl lo hace representar la posición viril e indomable del verdadero México y los auténticos mexicanos, que no se doblegan, que tienen ideales, y que están destinados a hacer vibrar a la Patria para impulsarla a salir de su letargo.

Al recorrer el poema nos damos cuenta de que sin importar que sea de la primera parte de la década de los 70s, sigue pleno de vigencia, que podríamos seguir añadiendo nombres y agravios, por lo que el llamado que nos hace y que pone con toda claridad, en la viril vehemencia del Popocatépetl a “su amada”, debieran resonar en nuestros oidos, retumbar en nuestros corazones y mover nuestra voluntad para emprender el camino y llevar a México al cumplimiento de su destino, tal como lo indica también nuestro Himno Nacional, símbolo y esencia de nuesta más radical naturaleza, radical, que no significa exageración o fanatismo, radical que refiere a raíz, desde la raíz hasta los frutos, eso está en nuestra naturaleza como Nación, un destino eterno escrito por el dedo de Dios y sellado por el amor de María de Guadalupe.

Te invito a leer, a reflexionar y a tomar acción desde donde te encuentres y haciendo lo que haces, porque México es el ser querido de millones de mexicanos que sabemos que no ha muerto y que lo amamos, ¡que nuestra querida Patria vive!, México tiene futuro, trascendencia a partir de la aceptación de lo que es y de su origen, pero haciéndolo con este enfoque, con esta fuerza inspiradora, con gallardía, de forma ordenada, constante, incansable, trabajando día a día, hasta lograr que la Patria se levante y que se dirija al cumplimiento de su misión.

¡Yace inerte el Iztaccíhuatl!
Patria Excelsa

Yace inerte el Iztaccíhuatl
representando a la Patria,
yace la “Mujer Dormida”
de sus hijos olvodada,
yace sufriendo ignominias,
humillaciones y lágrimas,
desprecios e ingratitudes...
y por muchos traicionada,
yace sin luz y sin vida,
casi sin fé, ni esperanza,
yace inerte el Iztaccíhuatl
representando a la Patria.
----------
¿Por qué prefiere esconderse
bajo de sus níveas sábanas?
¿Por qué prefiere soñar
e irse al mundo de la Nada?
¿Por qué llora?, ¿por qué sufre?,
¿por qué su vida es amarga?
Porque a mi Patria sufrida
le han escupido la cara;
porque la hicieron escarnio
y fue su honra mancillada.
Porque en su historia tan triste
siempre ha sido manejada
por traidores criminales
desde la secreta kábala;
porque el vecino del Norte
la mantiene esclavizada.
Porque sus fiestas de pueblo
ya no nos importan nada;
porque son sus carnavales
fiestas de corte romana;
porque sus grandes metrópolis
casi no son mexicanas;
porque en el aire se escucha
sólo música importada
como si nuestros corridos
casi nos avergonzaran.
 ----------
Porque su tierra tan linda
de rosas y jacarandas,
de zempasuchil y lirios
o de escarpadas montañas
o de bosques tan frondosos
de valles y cataratas,
es un suelo de brahmanes
que está habitado por parias.
¿Por qué llora amargamente
mi queridísima Patria?
Porque sus hijos adoran
otras deidades extrañas,
porque sus hijos estudian
teorías exóticas, raras
utopías que nos trajeron
desde la Rusia lejana
y que por más que las fuercen
en esta tierra no cuadran.
¿Por qué gime el Iztaccíhuatl
represenando a la Patria?
Llora por haber tenido
en sus hijos a un Santa Anna,
a un Juárez, a un Valentín,
a un Lorenzo de Zavala,
que vendieron sin escrúpulos
el futuro de la Patria.
Y por haber concebido
a un Emiliano Zapata,
a un Obregón, a un Plutarco,
a un Venustiano Carranza
y a sus colegas infames,
hordas revolucionarias
tan canallas cual traidores
como Portes Gil o Cárdenas.
----------
Por todo esto llora y sufre
bajo de sus níveas sábanas
el Iztaccíhuatl inerte
representando a la Patria.
¡Inmenso Volcán que Fumas»
II

Inmenso “Volcán que fuma”
-Popocatépetl le llaman-
con fuego y calor interno,
como constante amenaza,
centinela esplendoroso,
de chimenea apagada
que encorvado está cuidando
el sueño de su amada,
la que inerte yace y sufre
representando a la Patria.
----------
También el “Volcán que fuma”
también el “Volcán de llamas”
-inmenso Popocatépetl-
representa a nuestra Patria.

Pero sólo representa
a la nación mexicana
que lleva un fuego encendido
dentro sus propias entrañas.
Representa al mexicano
que tiene fé y esperanza,
al campesino que siembra,
al patriota que trabaja,
al mexicano que lucha,
al mexicano que ama,
a la escondida energía
de la Nación mexicana.
Es el águila grandiosa
de nuestra insignia adorada
que destruye a la Serpiente
infernal entre sus garras,
y que tiende libremente
hacia lo Excelso, sus alas.
Es el gran “Volcán que fuma”
la juventud del mañana,
la que estudia y se ejercita,
la que con fé se prepara,
la que lucha por ideales,
y que se entrega sin tasa,
y que le reza a su Madre:
la Virgen Guadalupana.
---------- 
¡Oh!, inmenso “Volcán que fumas”
que representas la Patria,
¡arde en erupción intensa
y abrasa todo en tus llamas!,
¡deja tu calor salir
y por doquiera entusiasma!,
y pues el Dios que te crió
y que te dió cuerpo y alma,
fuego te dejó en la Tierra,
¿Qué querrá sino que ardas?
¡Arde pues “Volcán que fumas”!
¡Explota “Volcán de llamas”!,
rompe esas crueles cadenas
con las que preso te hallas,
quita el yugo que te oprime
y desenfunda la espada,
y lucha valientemente
por tu Dios y por tu Dama,
y del sueño aletargado
en el que yace tu Amada
despiértala con un beso
del fuego de tus entrañas.

Y al Iztaccíhuatl inerte
que representa la Patria
¡grítale con energía!,
¡grítale a toda garganta!,
como el Redentor a Lázaro:
“Patria: ¡levántate y anda!”.

¡México no ha muerto! ¡México vive! ¡Viva México!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s